En 1991 se celebró en Digne (Francia) el Simposio Internacional de la UNESCO sobre la Conservación del Patrimonio Geológico. De allí surgió la «Declaración Internacional sobre los Derechos de la Memoria de la Tierra». Fue un paso importante que dio lugar a una gran cantidad de trabajos y acciones para la conservación del patrimonio geológico en todo el mundo.

No fue hasta 1996, sin embargo, durante el 30.º Congreso Geológico Internacional celebrado en Beijing (China) que surgió el concepto de Geoparque. Era una idea que unía la necesidad de proteger el patrimonio geológico con las necesidades de la sociedad donde se ubicaba dicho patrimonio.

Los Geoparques conservan y dan valor a los espacios de interés geológico como un registro de la historia de la Tierra, de manera similar a como ya se hacía con la parte biótica, con el convencimiento de que son testigos clave de la evolución del planeta y que serán determinantes para nuestro desarrollo sostenible presente y, sobre todo, futuro.

En junio de 2000 se constituyó formalmente la Red de Geoparques Europeos (European Geopark Network, EGN, en inglés). En 2001 se firmó un acuerdo que situaba la EGN bajo los auspicios de la UNESCO, que había seguido sus pasos desde su creación. En 2004, y viendo el éxito que estaba alcanzando la red, 17 Geoparques europeos y 8 Geoparques chinos crearon la Red Mundial de Geoparques (Global Geopark Network, GGN, en inglés). El 17 de noviembre de 2015, la Asamblea General de la UNESCO acordó crear una nueva marca, los Geoparques Mundiales de la UNESCO y avalar los estatutos del nuevo Programa Internacional de Ciencias de la Tierra y Geoparques.

Foto inferior y portada: edificio Fontenoy, sede de la UNESCO en París. | UNESCO

Portada: edificio Fontenoy, sede de la UNESCO en París. | UNESCO